El carisma Carmelitano no quiere limitar su real preocupación por el otro al círculo de sus íntimos, sino que hace suyo de corazón una de las grandes directrices del Concilio Vaticano II: “los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada Hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón”(Gaudium et Spes 1). Es por ello que, en esta misa línea, y en comunión con la Iglesia Católica, nuestra acción se dirige a todos nuestros estudiantes, especialmente a los más necesitados.

Pero en virtud de esta opción fundamental y prioritaria, nuestra acción también se dirige a todas las familias que forman parte de nuestra Comunidad Educativa Pastoral, haciéndose cargo de su educación y evangelización durante todo el período que dure su enseñanza en nuestro Colegio: Parvularia, Básica y media Técnico Profesional.

Realizamos nuestra misión principalmente mediante actividades y obras en las que nos sea posible promover y fomentar de manera integral e inclusiva la educación humana y cristiana de los estudiantes. Nuestra Comunidad Educativa Pastoral es el único Colegio que la Orden del Carmelo Descalzo tiene en Chile, es por ello que desde la misión de la Orden Religiosa, se hace extensiva la invitación a ser un centro activo de evangelización, donde se contribuya a la difusión del Evangelio y a la promoción de la Espiritualidad Carmelitana, colaborando en comunión con la Iglesia local, aportando la riqueza de la Espiritualidad Carmelitana.